Javerim Javerot

Algunos consejos para la paz en el hogar

Hace algún tiempo leí o escuché algunos consejos para la paz en el hogar y tomé nota para la edificación de mi hogar. Lamentablemente olvidé escribir la fuente para citar.

Muchos de estos seguramente te han llegado a través de diferentes fuentes, así que vale la pena recordarlos. Estos aplican para hombres y mujeres por igual, ya que es un proceso de crecimiento en pareja que se debe practicar cada día, recordando que el uno es el complemento del otro:

  1. Haz Tefilá (oración) cada día por tu pareja para mantener el Shalom Bait. (Yo pienso y por vivencia propia te lo digo, esto es lo mejor que puedes hacer por tu acompañante de vida)
  2. Cede, cede y cede en las discusiones (sé que muchas veces esto no es fácil, pero si lo haces, Hashem te recompensará por ello).
  3. Sé bueno con el otro, haz siempre cosas buenas por tu pareja.
  4. Trabaja la paciencia y el dar, para así mismo tener paz en tu hogar. (Muchas veces esto se olvida, y se termina maltratando al otro sin razón).
  5. Colabora en la casa. Este es un trabajo por parte de los dos, para mantener el orden y el shalom.
  6. Las mujeres necesitamos expresarnos constantemente, necesitamos hablar y que nos escuchen, y el hombre debe comprender esto. De igual manera los hombres también necesitan esto para que haya Shalom Bait.
  7. Cuando hay alguna diferencia que no puedan solucionar, busca un consejero adecuado.
  8. Sé buen consejero(a) para tu cónyuge y apégate mucho a Hashem.
  9. Aprecia los esfuerzos del otro y agradécele por lo menos una vez al día con amor y una sonrisa. En Abot de Ribí Natan 13 está escrito que “quien otorga al prójimo los mejores regalos del mundo, pero de mala forma, es considerado como si no le hubiese dado nada. Pero quien otorga una sonrisa, aunque en la práctica sólo eso entrega, es considerado como si le hubiese dado los mejores regalos posibles”. ¿Por qué? Porque es como si le entregará su corazón, que es precisamente lo que tu pareja necesita. Sonríe y muestra siempre lo mejor de ti.
  10. Habla por lo menos una vez al día sin aparatos electrónicos y sin hijos. Comparte y cuida a tú pareja. Descansa de la tecnología.
Te puede interesar:  Ser agradecido

En el libro “Y serán un solo cuerpo”, dice que “cuando un acto de Jesed (bondad) se realiza íntegramente, la recompensa que aguarda es incalculable por más pequeño que parezca el acto”.

Hijos, nietos, amigos, vecinos y demás no solo aprenden con las palabras, sino también a través de las acciones y del testimonio. Recuerda que juntos podrán superar todas las pruebas de la vida, con la ayuda de Hashem, y dejar Su Nombre en alto.

Te puede interesar:  Valorar a tu acompañante de vida

¡Shalom Ubrajot!

¡Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes sociales!

Artículos relacionados