Javerim Javerot

El valor de una promesa

En algún momento de nuestra vida, la gran mayoría de las personas nos cuestionamos el valor de una promesa, y si realmente cumplimos lo que prometemos.

Esta escrito:

“Mejor es que no prometas, a que prometas y no cumplas”

Kohelet (Eclesiastés) 5:5

Es difícil para muchos (más para nuestra generación) entender este concepto, ya que el valor de la palabra está tan devaluado que muchas veces cuesta comprender la importancia de una promesa. Hoy en día la palabra de la persona vale menos, porque no existe credibilidad. 

Muchas veces salen palabras a la ligera, sin analizarlas y sin pensar que en realidad es algo muy importante. Si algo sale de la boca, se debe cumplir. No es simplemente decir algo por salir del paso. La persona que promete tiene que cumplir,  debe darle valor a su palabra.

Te puede interesar:  La regla de oro

En Bemidbar (Números) 30 la Torá nos habla de los votos y nos dice “todo lo que salga de tu boca harás”.

El autocontrol es un importante ejercicio y propósito en cada persona, no perderlo, trabajar sobre sí mismo para controlar cada acción, cada palabra.

Nuestros sabios dicen que las promesas y los juramentos son diferentes. Las promesas son para que cada persona pueda ponerse sus límites y hacer algo que se va a comprometer a cumplir. Por otro lado, un juramento implica un compromiso directo con Di-s, poniéndolo a Él de testigo.

El autocontrol de las emociones, sentimientos, deseos; esta es la finalidad de la Torá. La raíz de todo esto es el control de nuestra lengua, de nuestra palabra, de cada acción.

Te puede interesar:  ¿Qué debes saber sobre Lashón hará?

Debemos ser personas autocuidadosas y respetuosas de las normas de convivencia. Debemos entender el valor de una promesa. Todo lo que salga de tu boca cumplirlo, que sea medido y sepas que de verdad lo vas a hacer.

En Mateo 5:37, nos dijo el Rebe:

“Sólo deja que tu ‘Sí,’ sea realmente ‘Sí,’ y cuando digas ‘No,’ sea ‘No’; pues lo que se le añade, tiene su origen en el mal”.

Hashem nos ayude a ir por buenos caminos, con buenas palabras y con promesas certeras siempre.

Shalom Ubrajot

¡Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes sociales!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *