Javerim Javerot

BEMIDBAR (NÚMEROS) 30:2 – 36:13

Nuestro Santo Maestro enseñó:

«Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede»

Mateo 5:36 – 37

La Parashá de esta semana nos exhorta a que cumplamos lo que se promete, no podemos retrasar los votos que salen de nuestra boca. Es decir que la Torá nos invita a pensar antes de hablar o proferir juramentos o votos.

¿Que tiene que ver la frase del Rebe con la Parashá?

Tiene que ver con nuestro proceder, quiere decir que debemos tener criterio para hablar y prometer, pues muchas veces nuestra lengua es más rápida que nuestro cerebro.

Te puede interesar:  Resumen Parashá Matot-Masé

Debemos conocer cuál es la voluntad de nuestro Padre Celestial, quizás esta frase del Mesías nos lleve a estudiar un poco más, para conocer qué podemos o no prometer.

El ser humano fácilmente puede prometer muchas cosas, aún por fuera de los fundamentos de la Torá, o cosas que finalmente son imposibles de cumplir. Un ejemplo claro a esto son los políticos. Pero también como padres cometemos ese gran error, solamente para darle gusto a nuestros hijos, o a nuestra pareja.

Te puede interesar:  Resumen Parashá Matot-Masé

Finalmente, cuando no podemos cumplir, todas estas relaciones por lo general se rompen, y esto es lo mismo que un engaño. El Rebe pone una cerca de protección en este asunto, y aún nos exhorta a que no hagamos juramentos ni por el Nombre Sagrado, ni por la Tierra Santa y mucho menos por nuestra cabeza, pues todo pertenece al Eterno.

Esta es la reflexión que debemos tener en cuenta:

«Mis labios no hablarán iniquidad, ni mi lengua pronunciará engaño»

Job 27:4

¡Shabat Shalom!

¡Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes sociales!

Artículos relacionados

Deja una respuesta