Javerim Javerot

BEMIDBAR (NÚMEROS) 22:2 – 25:9

Resumen Parashá Balak

Balak era rey de los moabitas, y ellos estaban atemorizados por lo ocurrido a los amorreos. Balak envió mensajeros a Bilam para pedirle que maldijera a Israel. Fueron los ancianos de Moab, con los ancianos de Madian, a buscar a Bilam, con el pedido del rey Balak.

Hashem no permitió que él fuera, pero luego Bilam accede y en el camino le sale un ángel obstaculizándolo. Bilam no lo ve, y únicamente su asna le habló y trató de advertirle, pero él la golpeó 3 veces. El Eterno abrió los ojos de Bilam y vio al ángel de Hashem, quien le dijo que solo podrá hablar lo que Él le dijera. Bilam intentó maldecir al pueblo de Israel, pero solo salieron bendiciones de su boca tres veces.

Te puede interesar:  Resumen Parashá Haazinu

Bilam comenzó diciendo: “Cuán bellas son tus tiendas oh Iaacob. Tus moradas, Israel” (Bemidbar 24:17).

Luego,  el pueblo de Israel se dejó seducir por las mujeres moabitas y se prosternaron ante sus dioses. Hashem se enojo contra el pueblo y fueron castigados duramente. Uno de los hijos de Israel, uno de los principales, llevó a una madianita delante de toda la congregación que lloraba delante de Hashem a la entrada del Tabernáculo. Al ver este pecado, Pinjas, hijo de Eleazar, nieto de Aarón, reaccionó y tomó una lanza y la atravesó a ambos en el vientre. Así fue detenida la plaga sobre los hijos de Israel.

¡Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes sociales!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.