Javerim Javerot

BERESHIT (GÉNESIS) 1:1 – 6:8

Uno de los significados de Bereshit es “En el principio”.

El Eterno creó en seis días la luz, la oscuridad, los cielos, la tierra, los mares, la vegetación, los árboles, las plantas, los frutos, el sol, la luna, las estrellas, los planetas, las aves, los peces, los animales terrestres, los reptiles, los insectos y finalmente creó al hombre a imagen y semejanza de Hashem para que cuide de Su creación.

Después de haber terminado todo, el séptimo día “lo santificó porque en él descanso de toda la obra que había creado”.

El Eterno formó al hombre del polvo de la tierra (Adamá) y sopló en su nariz aliento de vida. Formó del costado del hombre (Ish) a la mujer (Ishá). Los llevó a vivir en el jardín del Edén para que lo cultivaran y guardaran. En medio de él, puso el “árbol de la vida” y el “árbol del conocimiento del bien y del mal”. Hashem le dijo al hombre que no debía comer de ese árbol. Sin embargo la serpiente le dijo a la mujer que comiera del fruto del árbol y la incitó a quebrantar la orden del Eterno y ella le dio del fruto a Adam también. Debido a su pecado son echados del jardín del Edén.

Javá (Eva) tuvo a Caín que fue labrador de la tierra y a Abel que era pastor de animales. Pero luego de una discusión por las ofrendas al Eterno, Caín se enojó y mató a su hermano Abel y tuvo que vivir errante en la tierra. Luego Adam y Javá tuvieron otro hijo llamado Set.

Se describe también en está parashá la genealogía desde Adam hasta Noaj.

Está porción de la Torah concluye con la maldad que vio el Eterno en el hombre en la tierra.

¡Te invitamos a escuchar la lectura completa de la parashá de está semana en formato de audiolibro!

¡Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes sociales!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *