Javerim Javerot

SHEMOT (ÉXODO) 18:1 – 20:23

En la parashá de esta semana, Itró, el suegro de Moshé, se entera de todo lo que el Eterno había hecho con él y con el pueblo de Israel. Tras esto, Itró decide ir desde Madiam hasta el campamento israelita en el desierto, junto con Séfora (la esposa de Moshé) y sus dos hijos Gershón y Eleazar.

Estando ya en el campamento israelita, Itró se da cuenta que Moshé está cargando solo con la responsabilidad de juzgar al pueblo, así que le aconseja que disponga de hombres temerosos del Eterno para que hagan de jefes de millares, centenas, cincuentenas y decenas, de tal modo que Moshé se encargara solo de los problemas importantes. Moshé decide seguir el consejo de su suegro y nombra los jefes.

Te puede interesar:  Resumen Parashá Tetzavé

El pueblo de Israel acampa frente al Monte Sinaí, y allí el Eterno les dice que Él los ha elegido como su “nación de sacerdotes y pueblo santo”. Todos responden: “haremos todo lo que dijo el Eterno”.

Al tercer mes de haber salido de Egipto el pueblo de Israel se reúne a los pies del Monte Sinaí y allí el Eterno, en medio de fuego, humo, rayos, truenos y el sonido del shofar, proclama los Diez Mandamientos:

    1. Creer en el Eterno
    2. No adorar ídolos
    3. No pronunciar el nombre del Eterno en vano
    4. Recordar y guardar el Shabat
    5. Honrar a padre y madre
    6. No asesinar
    7. No cometer adulterio
    8. No robar
    9. No dar falso testimonio
   10. No codiciar

Finalmente, el pueblo le pide a Moshé que sea él quien se encargue de hablar con el Eterno y luego transmitir el mensaje, ya que la revelación del Eterno fue demasiado fuerte para ellos.

Te puede interesar:  Resumen Parashá Shemot

¡Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes sociales!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *