Javerim Javerot

BERESHIT (GÉNESIS) 47:28 – 50:26

Vaiejí significa «Y vivió».

Iaakov estaba a punto de morir y mandó llamar a su hijo Iosef para que no lo enterraran en Mitzraim (Egipto).

Iosef tomo a sus hijos Manases y Efraín y los llevó a su padre y éste los bendijo como suyos «por ti bendecirá Israel diciendo: que el Eterno te haga como a Efraín y a Manases». Bendijo al hijo menor antes que al mayor afirmando a Iosef que los dos serán bendecidos en la tierra.

Iaakov hizo reunir a sus hijos para que escucharán lo que les iba a acontecer: Rubén, Shimeón, Leví, Iehudá, Zebulun, Itzajar, Dan, Gad, Asher, Neftali, Iosef y Biniamin, todas estas son las tribus de Israel, fueron bendecidas y él les pidió que fuera enterrado en la cueva de Macpela con sus antepasados. Después de estas palabras Iaakov murió.

Iosef pidió que embalsamaran el cuerpo de su padre, 40 días lo lloraron y algunos allegados al Faraón le hablaron para que Iosef llevará a sepultar a su padre en el lugar que él pidió. Allí pronunciaron un discurso y Iosef hizo luto por su padre.

Los hermanos de Iosef acordaron hablar con él para que les fueran perdonadas sus faltas; Iosef los consoló.

Iosef vivió 110 años y conoció a sus nietos e hizo jurar a los hijos de Israel que cuando muriera y fueran sacados de ahí, sus huesos los llevarán con ellos a la tierra de sus padres.

¡Te invitamos a escuchar la lectura completa de la parashá de está semana en formato de audiolibro!

¡Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes sociales!

Artículos relacionados

Deja una respuesta